Sense categoria

INFORME URGENTE: Manipulación de TVE contra el catalán, el euskera y el gallego

OCTUVRE no recibe subvenciones ni acepta publicidad.
Nuestro trabajo es posible gracias a nuestros donantes y subscriptores.
Si quieres conocer nuestro proyecto, encontrarás los detalles aquí.

Enllaç de l’article en català

Ligazón ao artigo en galego

Artikuluaren esteka euskaraz


Seguro que esta semana habéis visto el vídeo de un chico jovencito que dice que “en Cataluña tú vas a un establecimiento y hablas castellano y no te atienden”. Esto lo dijo la noche del pasado 23 de noviembre en el programa de Televisión Española “¿Quién educa a quién?”

En Octuvre hemos mirado el programa completo y lo que hemos encontrado es un escándalo impropio de una televisión pública democrática.

Los 41 segundos del vídeo del joven -miembro de las Nuevas Generaciones del PP- pueden hacer gracia o causar indignación. Pero lo que pasó a lo largo de los primeros 55 minutos de este programa merece explicaciones al más alto nivel.

Hemos mirado el programa entero cinco veces. Cronómetro en mano. Hemos transcrito las 8729 palabras que se dijeron y hemos hablado con gente que estaba dentro del plató aquella noche.

Mientras hacíamos esta tarea, Inés Arrimadas hizo un tuit denunciando “la campaña de acoso que está sufriendo Anna Grau [una de las participantes del programa] por parte del separatismo”.

Ahora veremos lo que de verdad es una “campaña de acoso” orquestada desde la principal televisión pública del Estado.

Sabemos que es muy difícil que este informe llegue a toda la gente que estaba mirando el programa en directo. Pero creemos que es imprescindible que este escándalo quede documentado para obligar a sus responsables a dar explicaciones. Por eso, además de publicarlo, desde octuvre hemos enviado una copia de este informe a ERC, la CUP, JxC, En Comú Podem, Bildu, Compromís, PNB, Nueva Canarias y Teruel Existe. La copia va acompañada de una serie de preguntas sobre los criterios periodísticos que se usaron por parte de los responsables del programa para que el caso se lleve a la Comisión Mixta de Control Parlamentario de la Corporación RTVE.

Te pedimos que dediques unos minutos a descubrir este atentado mediático y que, si te parece útil, compartas este informe con tus contactos. Entre todos podemos sacar la careta a la mentira de Estado.


Metodología.

El programa dura un total de 1 hora, 51 minutos y 45 segundos y consta de diferentes bloques. En este informe analizamos exclusivamente el primer bloque, que es donde se trata el tema de las lenguas en la educación, con una duración de 55 minutos y 47 segundos.

Este informe no analiza los contenidos ni las opiniones de los intervinientes. El objetivo es averiguar si todas las opiniones se pudieron expresar en pie de igualdad dentro de la estructura del programa.

Hemos analizado los siguientes parámetros:

A) Los tiempos de intervención de qué dispusieron los intervinientes.
B) La posición que ocupaban dentro del plató.
C) La capacidad de la presentadora para dirigir el programa
D) El comportamiento de los diferentes intervinientes.

· El análisis de la distribución de tiempo está centrado en las intervenciones de las nueve personas invitadas para opinar.

· Los participantes en el programa ofrecen opiniones y aproximaciones con matices. Su clasificación como “contrarios” o “favorables”, se ha hecho en relación a su posición sobre las políticas lingüísticas en los territorios con lengua propia.

· Los 55:47 minutos del programa han sido transcritos íntegramente y se acompañan con el minutaje del programa para que cualquier persona pueda comprobar los datos. Podéis descargarlo aquí.

· Los porcentajes de tiempos de las intervenciones se calculan sobre el tiempo total de todas las opiniones, excluyendo las intervenciones de la presentadora, la representante de maldita.es, que hace acotaciones técnicas, y las del actor invitado, excepto en una ocasión donde se refiere al tema en cuestión.


Los invitados


Un campo de juego inclinado.

Si analizamos el “campo de juego” donde tiene lugar el debate, vemos cosas preocupantes antes de que se diga la primera palabra del programa. Las nueve personas que intervendrán lo hacen desde tres posiciones diferentes:

ZONA CENTRAL: las personas que ocupan este espacio son las únicas que pueden intervenir en cualquier momento del programa, puesto que tienen los micrófonos abiertos permanentemente.

ZONA DE GRADAS: desde este espacio solo se puede intervenir si la presentadora da paso . Los micros permanecen cerrados mientras no se lo da .

ZONA TELEMÁTICA: Igual que en la grada, solo intervienen si la presentadora da paso y mientras no intervienen su micrófono está cerrado.

Así estaban distribuidos los intervinientes en los tres espacios:

Primeras apreciaciones de lo que hemos visto hasta aquí:

· En relación con la inmersión lingüística: 4 invitados están a favor y 5 en contra.

Hasta aquí parece que la cosa está razonablemente equilibrada. Pero en cuanto a la posición, la descompensación es evidente:

· En la ZONA CENTRAL, la más privilegiada a la hora de intervenir, solo hay una persona a favor de la inmersión. Todo el resto está en contra.

Ahora veremos como este campo de juego diseñado por TVE condiciona el debate.


Que empiece el debate!

Los primeros minutos del programa están dedicados a entrevistar al actor Daniel Grao, protagonista de la serie juvenil Hit, de TVE.

En el minuto 3:55 la presentadora, Mamen Asensio, introduce los temas del debate de la noche. El primer bloque estará dedicado a “la problemática que plantea la nueva ley de educación” y a responder a la pregunta “¿En qué idioma vamos a estudiar”.

Después de esta introducción, en el minuto 5:28 la presentadora da paso a una pieza donde se ve “la problemática que plantea la nueva ley de educación”. La pieza, en su totalidad, son opiniones recogidas a la manifestación que se había celebrado el domingo anterior y que contó con el apoyo de Vox, el PP y Ciudadanos. Entre las opiniones recogidas, todas en contra de la nueva ley, también se tocaba el tema de la lengua:

La cosa no empieza con buen pie y el programa abre con 45 segundos de la manifestación de la derecha y la ultraderecha. La presentadora avisa: “Uno de los puntos más polémicos [de la nueva ley de educación] es lo del idioma” y a continuación lee el artículo que lo regula. Después de esto, en el minuto 8:58 de programa, la presentadora da paso a la primera intervención de los opinadores. Empieza con Isabel San Sebastián.

Isabel San Sebastián, rotundamente contraria a la nueva ley y a la inmersión lingüística, habla un total de 96 segundos sin interrupción.

Después de esto, la presentadora introduce una representante de la plataforma de fact checking maldita.es:

Presentadora: “Esta noche hay uno equipo chequeando lo que se diga para saber si se verdad o mentira”.

Muy bien.

La siguiente intervención es para el profesor Marcelo Soto, quien también se opone a las políticas de inmersión lingüística. Habla 49 segundos sin interrupción.

La siguiente opinión vuelve a ir a cargo de Isabel San Sebastián, quien habla durante 40 segundos sin interrupciones.

Después, le toca el turno a Anna Grau, quien también se opone firmemente contra la inmersión lingüística. Habla durante 117 segundos sin ninguna interrupción.

La cosa no ha empezado nada equilibrada. En este punto la presentadora empieza a introducir una voz favorable a la inmersión lingüística: la del periodista valenciano Miquel Ramos. Pero mientras intenta dar paso a Miquel, Anna Grau interrumpe la presentación durante 10 segundos. A la interrupción se suma el actor del principio, quien habla durante 100 segundos, sin interrupciones, y hace esta crítica a TV3:

“En mis primeros trabajos en TV3, tenía una lingüista… Me vine a Madrid a trabajar entre otras cosas por eso. Al final, el acento no estaba puesto en lo interpretativo, sino en cómo decía las letras, el catalán ortodoxo… Una ficción imita la realidad, mi realidad es que hablamos y nos entendemos perfectamente. Ves el manejo político del idioma, de lo cultural”

Esta habría sido una magnífica oportunidad para que el equipo de maldita.es dijera que RTVE hace exactamente el mismo. De hecho, el “Manual de Estilo” de RTVE recoge:

“La Corporación RTVE establece (…) algunos criterios de corrección lingüística con el fin de promover tanto la pureza como la riqueza del idioma (…) La ficción producida para los medios de RTVE debe responder a la promoción del buen uso del lenguaje”.

Cuando lo hace TV3, en catalán, es “manejo político del idioma y de la cultura”. Cuando lo hace RTVE, en castellano, es “riqueza del idioma”.

Mientras todo esto pasa, Miquel sigue esperando su turno de palabra. Pero todavía tendrá que esperar más, puesto que a las interrupciones de Grau y el actor, se suma Isabel San Sebastián -quien habla 59 segundos más-, el profesor Marcelo Soto (16 segundos más) y, otra vez Anna Grau, con 30 segundos más.

Estamos en el minuto 21:46 del programa (ya hemos consumido un 42% del bloque dedicado a las lenguas) y la presentadora dice:

Presentadora: “Vemos lo encendido que es el asunto, y las diferentes posiciones que hay aquí”.

¿De verdad hemos visto “las diferentes posiciones que hay aquí”? Si miramos el minuto y resultado vemos que la presentadora no ha dicho la verdad:


San Sebastián, Grau, Miquel Ramos y el chico del jersey navideño

Finalmente, a los 22:10 minutos de programa, la presentadora da paso a Miquel Ramos:

Presentadora: “En caso de Miquel Ramos, no ha tenido ningún problema. Defiende su lengua materna, el valenciano, pero también el castellano”.

Empieza Miquel a hablar, pero cuando solo lleva 35 segundos, Isabel San Sebastián intenta interrumpirlo. Miquel sigue, pero 12 segundos más tarde, quien lo interrumpe es Anna Grau. Miquel intenta seguir pero Grau y San Sebastián vuelven a la carga.

En este punto Miquel lelva 60 segundos hablando y ya ha sufrido 4 intentos de interrupción. Y se queja:

Miquel: “¿Puedo terminar de hablar?

Después de esto, consigue hablar 19 segundos más, hasta que llega la quinta interrupción, de Anna Grau. Dos segundos más tarde, la sexta. Se nota que Miquel tiene tablas. Como periodista, ha participado en varios debates televisivos, pero incluso para él, las condiciones en las que intenta hacer su intervención son muy difíciles.

Miquel consigue hablar 29 segundos más antes de la séptima interrupción de Anna Grau y después consigue decir cuatro palabras más (“Segundo: no hablamos valenciano”) pero Grau interrumpe por octava vez. En este punto se suma Isabel a las interrupciones.

[Nota: detrás Miquel se puede ver como un chico con un jersey navideño que está en la grada y que después conoceremos, hace gestos quejándose del sabotaje de San Sebastián y Grau hacia Miquel Ramos. Recordamos que las personas de la grada no tienen acceso a micrófono.]

Miquel sigue 18 segundos más hasta que la presentadora lo interrumpe diciendo:

Presentadora: “Sois tres periodistas los que acabáis de hablar. Tengo que introducir a la comunidad educativa”.

Antes de continuar, pero, detengámonos a analizar lo que acaba de pasar.

Nos dice la presentadora que ya han hablado los tres periodistas invitados: Isabel San Sebastián, Anna Grau y Miquel Ramos. Tiene razón. Pero:

· De los tres periodistas, dos han estado en contra de la inmersión lingüística: San Sebastián y Grau. A favor solo uno: Miquel Ramos.

· San Sebastián y Grau han hablado en contra de la inmersión lingüística un total de 5,08 minutos. Miquel Ramos solo 2,1 minutos.

· San Sebastián y Grau han hablado 5,08 minutos sin ninguna interrupción. En cambio Miquel Ramos ha sufrido a lo largo de sus 2,1 minutos un total de 9 interrupciones por parte de San Sebastián y Grau. Una media de una interrupción cada 13 segundos. Lo máximo que pudo hablar Miquel sin interrupción fue 35 segundos. Ahora, vamos al marcador:

Ni la presentadora ni los miembros de maldita.es, han visto nada de todo esto. Nadie ha movido un dedo para parar el boicot de San Sebastián y Grau hacia Miquel Ramos. El único que se ha quejado es el chico del jersey navideño. Pero no tenía micrófono.

La comunidad educativa, ninguneada.

Estamos en el minuto 24:37 del programa y le toca el turno a Raquel Barrio, representando a “la comunidad educativa”:

Presentadora: “Tengo que introducir a la comunidad educativa… Raquel es orientadora“…

Pero igual que pasó con la presentación de Miquel Ramos, la presentación de Raquel también sufre interrupciones, en este caso por parte de Isabel San Sebastián.

Después de la interrupción, empieza a hablar Raquel, pero solo consigue hablar 28 segundos. En este punto Grau hace otra interrupción. Raquel intenta seguir hablando y lo hace durante 22 segundos más, cuando Grau vuelve a interrumpir. Esta segunda interrupción es letal puesto que consigue sacarle la palabra a Raquel Barrios y se pone a hablar ella durante los siguientes 18 segundos.

En este punto Raquel ha podido hablar solo 50 segundos. Cuando Grau lleva 18 segundos interrumpiendo, la presentadora interviene. El espectador podría pensar que por fin pondrá un poco de orden. Pero lo que pasa a continuación parece una burla:

Presentadora: “Anna, acaba Raquel y Isabel quiere réplica“.

Analicemos esto detenidamente. Efectivamente la presentadora corta la interrupción de Grau, pero añade: “acaba Raquel e Isabel quiere réplica“.

¿Cómo? Raquel, que fue presentada como representante de “la comunidad educativa”, solo ha hablado 50 segundos durante los cuales ha recibido dos interrupciones. Pero la presentadora dice que Raquel tiene que ir acabando para dejar paso a Isabel San Sebastián.

¿Con qué criterio la presentadora dejó hablar a Isabel y a Grau al inicio del programa durante más de 5 minutos, sin interrupciones, pero ahora dice que “Raquel acaba”, cuando lleva solo 50 segundos hablando? Además: ¿Raquel tiene que acabar porque Isabel quiere réplica? Todo esto ya es bastante grave, pero empeora. Raquel hace caso de la presentadora e intenta acabar. Y esto es lo que pasó:

Raquel: ¿En la Comunidad de Madrid se sienten perjudicados los alumnos porque se les ha ensañado el programa bilingüe desde los colegios de infantil… (9 segundos)

Interrumpe San Sebastián: Que no, que no. O me explicado muy mal o tú no me has entendido
Raquel: En la Comunidad de Madrid podríamos decir que el castellano está en peligro porque…

Interrumpe San Sebastián: Pero que no…

Raquel: porque mis hijos, para decirme las lecciones de geografía e historia. Me lo dicen todo en inglés, en mi casa está en peligro el castellano? (15 segundos)

Interrumpen San Sebastián y Grau otra vez. Y aquí pasa una cosa espectacular: Isabel San Sebastián acusa a Anna Grau de interrumpirla!

Resumen: Raquel ha podido hablar 74 segundos durante los cuales ha recibido 6 interrupciones de Isabel y Grau. Una media de una interrupción cada 10 segundos. El fragmento más largo ha sido de 28 segundos. Y aquí aparecen una serie de preguntas que los responsables de RTVE tienen que responder:

· ¿Con qué criterio decide la televisión pública de España que la representación de la “comunidad educativa” ha “de ir acabando” cuando hace solo 50 según que habla?

· ¿Con qué criterio decide Televisión Española que Isabel San Sebastián tiene derecho a hablar 2,13 veces más que la representante de la comunidad educativa?

[NOTA: Recordamos que Miquel, que está a la grada, no puede intervenir para equilibrar las cosas puesto que tiene el micrófono apagado. Mientras Isabel y Anna impiden hablar a Raquel con total libertad en el momento que quieran, Miquel no puede hacer nada.

Y aquí otra reflexión: seguramente quien decidió que Miquel no estuviera en la zona central de plató sabía lo que hacía. Al contrario que Raquel, Miquel sí tiene experiencia en los debates de televisión y podría enfrentarse en pie de igualdad a Isabel y Anna, las dos con una larguísima trayectoria televisiva. En cambio Raquel se nota que no conoce las malas artes de interrumpir. Por eso solo ha hablado 59 segundos. Con una interrupción cada 10 segundos. Objetivo de Isabel y Anna conseguido: no la han dejado hablar.

Seguimos: después de haber cortado a Raquel después de 74 segundos, la presentadora deja 111 segundos para que San Sebastián y Grau hablen. Después de esto, la cosa queda así:

En el minuto 29 la presentadora anuncia la siguiente invitada: Josebe Iturrioz, quien entra en conexión telemática desde el País Vasco. Otra vez, la presentación sufre la interrupción correspondiente.

Presentadora: “Josebe Iturrioz. No sé si ustedes la conocen, es profesora de filosofía, feminista y experta en igualdad“.

Después de algunos comentarios de Isabel San Sebastián, Josebe Iturrioz empieza a hablar cuando llevamos 29:54 minutos de programa. La cosa empieza bien y Josebe consigue un récord para los favorables a la inmersión lingüística: habla 78 segundos sin ser interrumpida! Pero en el segundo 78 llega la primera interrupción de Isabel a Josebe. Transcribimos el “diálogo”:

Interrumpe San Sebastián: Se aprende en euskera, no euskera.
Iturrioz: Se aprende en euskera, y a no llamarlo vascuence.
Interrumpe San Sebastián: ¿Por qué no puede llamarse vascuence? El castellano también es un idioma del País Vasco. También es el idioma del País Vasco.
Iturrioz: No, yo lo tengo…
Interrumpe San Sebastián: Si, si, sí! Igual de idioma del País Vasco que el euskera!
En este punto interviene la presentadora y avisa de la dificultad que tiene una persona para hablar vía telemática si se la interrumpe:

Presentadora: “Si interrumpimos todo el tiempo no la vamos a poder captar“.

Después de esto Josebe Iturrioz continúa durante 38 segundos, hasta que Ana Grau vuelve a interrumpir. Josebe intenta continuar y consigue hablar 28 segundos más. En total ha podido hablar 144 segundos con solo 3 interrupciones!

Pero San Sebastián y Grau han decidido que basta. En este punto estamos en el minuto 32:49 del debate y la conexión de Josebe durará todavía 2:41 minutos. Pero estos 2:41 minutos son una auténtica vergüenza para cualquier televisión democrática y Josebe recibirá 24 interrupciones, mayoritariamente por parte de Anna Grau. (Haciendo clic aquí podréis ver la transcripción de este comportamiento intolerable).

La estrategia de Grau es buena. La periodista, con mucha experiencia en medios, sabe que la persona que está conectada vía telemática recibe el sonido algo más tarde y por tanto, el bombardeo de preguntas hace tecnológicamente imposible que quién interviene desde fuera pueda desarrollar ningún tipo de diálogo. A pesar de que Josebe también tiene experiencia en debates televisivos presenciales, poco puede hacer desde la distancia.

Estamos en el minuto 35:30 y mientras Josebe intenta hablar a pesar de las interrupciones de Grau, de fondo se puede escuchar muy claramente como Isabel San Sebastián dice:

San Sebastián: “Nos estamos enzarzando“…

Diez segundos más tarde, como si hubiera recibido una orden, la presentadora dice:

Presentadora: Hay un momento aquí, que me vais a permitir, de colapso… Porque ya hemos defendido estas dos ideas… Creo que no nos lleva a nada… Enzarzarnos aquí…

El mecanismo está claro: interrumpir, no dejar hablar, crear un clima de caos que precipite el final sin que el oponente pueda hablar. La presentadora retira la palabra a Iturrioz e Isabel pide la palabra:

San Sebastián: ¿Puedo decir una cosa en mi defensa?

Isabel habla 34 segundos más. Sin ninguna interrupción. ¿Y cómo tenemos el marcador en este punto?

Hace 36 minutos y 28 segundos que ha empezado el debate y llega el turno de Rubén, el joven de Nuevas Generaciones del PP, que se encuentra en la grada y que se manifiesta en contra de la nueva ley de educación y de la inmersión lingüística. La presentadora lo presenta durante 14 segundos. Esta vez no hay ninguna interrupción a la presentación, como sí la hubo en el caso de Miquel, Raquel y Josebe.

Y no os lo podréis creer: Rubén habla 68 segundos seguidos sin ni una sola interrupción. Nadie lo puede interrumpir: las otras personas que están en la grada no tienen micrófono, a Josebe, que está conectada desde casa le han cerrado el micro y Raquel, que está en la zona central, es una persona educada que no interrumpe.

Por primera vez, una persona que no está en la zona central del plató puede hablar sin ser interrumpida. Es Rubén, quien defiende las mismas tesis que Isabel y Grau.

Por cierto: ¿Recordáis el chico del jersey navideño que hacía gestos quejándose de las interrupciones que le hacían a Miquel? Es profesor de inglés y se llama Jon y en este punto del programa le toca hablar.
¿Se equilibrará el marcador? ¿Podrá hablar sin interrupciones como Rubén? Veamos.

Jon, favorable a las políticas de protección lingüística, empieza a hablar en el minuto 38:07 del debate pero no tiene la misma suerte que Rubén. Es la misma presentadora la que lo interrumpe cuando lleva 25 segundos hablando.

Presentadora: “Ya, pero Rubén acaba de explicar que si que considera que el marco que deja esta nueva ley es, en segundo lugar, el castellano… ¿Y tú?”

Es decir: La presentadora no solo interrumpe sino que deja el discurso de Jon supeditado a lo que dijo Rubén, en sus 68 segundos sin interrupción.

Ante esto Jon, en vez de poder seguir desarrollando su idea, se ve forzado a usar su tiempo para decir lo siguiente:

Jon: “Yo hace unas pocas horas he estado explicando, en inglés, sin que hubiera ningún problema, a unos cuantos niños de diez años, que es de mala educación interrumpir… Lo cual hay gente aquí que debería tener uno poco en cuenta, creo yo… Es, más que nada, porque da uno poco de vergüenza.. Miro a mis alumnos y digo: para que os enseño esto…”

Después de esto, probablemente la intervención más necesaria de toda la noche viendo los usos lamentables de este programa, Jon vuelve a hilar su discurso… Pero solo 26 segundos más tarde la presentadora lo vuelve a cortar:

Presentadora: “¿Pero a dónde vamos?”

Jon vuelve a intentar explicarse y al cabo de 20 segundos la presentadora le interrumpe por tercera vez. Su intervención acaba 26 segundos más tarde.

Jon ha hablado 112 segundos, de los cuales tuvo que dedicar 15 a que no lo interrumpieran. Durante los 97 segundos restantes tuvo que soportar 3 interrupciones, una cada 30 segundos, esta vez por parte de la presentadora. Jon no tuvo la misma suerte que su compañero de grada Rubén. Ahora, repasamos los marcadores.

En este punto el “debate” (para llamarlo de alguna forma) pasa a la parte central del plató, donde se encuentran los que pueden intervenir en todo momento. A lo largo de los siguientes 8 minutos y 11 segundos hay 263 segundos de intervenciones de contrarios a la inmersión lingüística y un nuevo participante que hasta entonces no había hablado: Pedro José Caballero, presidente de la Confederación Católica Nacional de Padres de Familia y Padres de Alumnos Esta organización es la que denunció el programa infantil de TV3 “Info K” ante la Audiencia Nacional.

Raquel, la única persona en la Zona Central que defiende la inmersión lingüística consigue hablar 62 segundos. En estos 60 segundos fue interrumpida tres veces. Una cada 20 segundos. En este bloque Isabel San Sebastián consiguió hablar 65 segundos. Sin ninguna interrupción. En este punto los marcadores están de la siguiente manera:


Vamos ensartando el final del programa. La presentadora devuelve la palabra a la grada. Miquel Ramos habla un total de 28 segundos durante los cuales Isabel San Sebastián le interrumpe una vez y Anna Grau dos. Una media de una interrupción cada 9 segundos.

Le vuelve a tocar el turno a Jon, el chico del jersey navideño. Jon habla 57 segundos, con una interrupción. De los 57 segundos dedicó 5 a pedir a Isabel San Sebastián, por enésima vez, que no le interrumpiera.

Para acabar esta segunda vuelta a la grada, le vuelve a tocar el turno a Rubén, quien habla 39 segundos. Obviamente, sin ninguna interrupción.

Después de esto, le vuelve a tocar el turno a Josebe Iturrioz. Josebe vuelve a batir el récord de intervención de los favorables a la inmersión lingüística, con 128 segndos de intervención sin interrupciones. La presentadora le da la palabra a Isabel para cerrar el bloque y, después de que la periodista intervenga 28 segundos, la presentadora anuncia:

Presentadora: “Tenemos que cambiar de bloque”.

El marcador final queda así:

Viendo estos números, quedan dos cosas claras:

La primera, que los opinadores contrarios a la inmersión lingüística disponen de mucho más tiempo que los que están a favor. El dato final es inaceptable. Pero los datos parciales también. Cómo hemos visto, a la media hora de empezar el programa las opiniones contrarias a la inmersión lingüística representan el 76% y las favorables el 24%.

La segunda, y la más importante: la calidad de este tiempo. Por ejemplo: en nuestro cómputo hemos contado los 2,1 minutos de intervención de Miquel Ramos a favor de la inmersión lingüística. Pero ¿valen lo mismo estos 2,1 minutos si durante su transcurso se han producido 9 interrupciones, una cada 9 segundos? No. ¿Es tolerable que en 2,41 minutos de intervención Josebe Iturrioz reciba 24 interrupciones? No.

Aprovechando la posición privilegiada que les otorga el programa, Grau y San Sebastián convierten las intervenciones de los otros opinadores en un boicot permanente. Cuando ellas hablan, pero, la producción del programa las protege de cualquier interrupción.

El comportamiento de San Sebastián y Grau es deplorable.
Pero que Televisión Española facilite y ampare este comportamiento es inaceptable en democracia.

Reflexiones y acciones

Cómo decíamos al principio, el objetivo de este informe no era entrar en el fondo del debate sino ver si en la principal televisión pública del Estado español era posible debatir sobre un tema tan importante como las políticas lingüísticas.

Las opiniones se pueden debatir, argumentar y contraargumentar. Pero lo que hemos visto en este programa no tiene nada que ver con los argumentos o las opiniones sino con una televisión antidemocrática que desprecia el debate y fomenta la confrontación, impidiendo por la fuerza la libre expresión de opiniones.

Unas horas después del debate y como respuesta al tuit de Arrimadas donde defendía Anna Grau de los “ataques separatistas”, Josebe Iturrioz escribió en Twitter:

“Sufrí a Anna Grau en este programa. Es violento atacar las lenguas minoritarias, es violento decir que se odia el castellano. En definitiva, es violento generar violencia y más cuando se habla de educación”.

Esta violencia ha sido amparada y promovida por RTVE y esto no puede quedar en una simple anécdota. Hacen falta explicaciones.

Por eso, desde octuvre hemos enviado una copia de este informe a ERC, la CUP, JxC, En Comú Podem, Bildu, Compromís, PNB, Nueva Canarias y Teruel Existe. La copia va acompañada de una serie de preguntas sobre los criterios periodísticos que se usaron por parte de los responsables del programa analizado.

Como representantes de los ciudadanos, estos partidos tienen la posibilidad de participar en la Comisión Mixta de Control Parlamentario de la Corporación RTVE y sus Sociedades y fiscalizar TVE. Esta comisión tiene que ser capaz de dar explicaciones a los graves hechos que describe este informe.
No puede ser que mientras el Congreso prohíbe el uso del gallego, el euskera y el catalán en su hemiciclo, proteja también una televisión pública que vulnera la pluralidad en la defensa de estas lenguas.

Paralelamente, invitamos a todas las personas que se hayan sentido agredidas por los hechos que acabamos de explicar, que pidan explicaciones al Defensor de la Audiencia. Según el Estatuto del Defensor de la Audiencia de RTVE establece que los ciudadanos tienen derecho a

“una comunicación directa” “para que éstos puedan formular reclamaciones, quejas y sugerencias, así como recibir respuestas adecuadas a sus planteamientos, en todo aquello que afecta a sus derechos, concebidos desde una perspectiva amplia y no solo legal”.

Este Estatuto recoge, además, que el Defensor de la Audiencia está obligado a:

Responder a los espectadores, oyentes o usuarios de los medios interactivos en un plazo máximo de 30 días aportando las explicaciones recibidas y, en su caso, con la calificación que a su juicio merezcan.

Pues ya sabéis. Esta es la dirección del Defensor del Espectador: https://www.rtve.es/rtve-responde/participacion/. Aquí podéis poner el enlace a este artículo y pedirle que dé explicaciones. Está obligado a responder.


En octuvre trabajamos para exponer en la luz temas y puntos de vista que normalmente los grandes medios de comunicación esconden a sus audiencias. Creemos que el hecho de romper silencios es imprescindible. Pero a veces, como en este caso, no basta con denunciar públicamente. Hay que exigir responsabilidades, hay que obligar a los responsables de las cosas mal hechas a dar explicaciones. Hace casi un año pusimos en marcha este proyecto bajo el lema “Mentir no puede salir gratis”. Lo que hizo TVE el pasado lunes no puede salir gratis.
Pásalo.

OCTUVRE no recibe subvenciones ni acepta publicidad.
Nuestro trabajo es posible gracias als nuestros donantes y subscriptores.
Si quieres conocer nuestro proyecto, encontrarás los detalles aquí.