Sense categoria

Octuvre hace rectificar a The Washington Post.


El jueves pasado dijimos que nos poníamos a trabajar en un vídeo explicando el papel de El País en “la trama rusa”. Estamos trabajando. Pero durante el proceso de documentación ha pasado una cosa que os queremos contar.

Las imágenes de la violencia policial del 1-O hicieron un mal enorme a la imagen internacional de España ante las opiniones públicas alrededor del mundo. Los medios más prestigiosos del mundo fueron muy contundentes.

Ante este desastre el ministro de Exteriores, Alfonso Dastís, se pasó los días siguientes intentando por todos los medios hacer creer que las imágenes del 1-O eran ‘fake news’. Aquí algunos de estos intentos (Bastante fallidos, por cierto).

Ante las mentiras del gobierno español, incluso algunos cámaras de televisiones internacionales salieron al paso diciendo que ellos las habían visto con sus propios ojos y que ellos mismos las habían grabado…

Pues bien: en este punto entra en escena Maldito Bulo, grupo que se dedica a desmontar bulos y que aquellos días trabajaba para La Sexta, Pastor y Ferreras. Resulta que el mismo día 1-O Maldito Bulo publicó imágenes que no eran del 1-O.

En Maldito Bulo tenían razón: encontraron (entre los miles de fotos que se publicaron aquel día) que 6 imágenes de violencia policial no eran del 1-O sino de antiguos disturbios. Pero a partir de estas 6 imágenes pasan dos cosas.

La primera: las 6 imágenes falsas detectadas por Maldito Bulo comienzan a aparecer en importantes medios españoles en sitios destacados. La idea era, a partir de 6 imágenes, presentar la violencia policial como un “bulo independentista”.

La segunda cosa que pasó es que diferentes medios internacionales se interesaron por las 6 fotos falsas del 1-O y entrevistaron a la responsable de Maldito Bulo, Clara Jiménez Cruz. Dos de ellos fueron Poynter y The Washington Post.

En la entrevista a Poynter (4 de octubre) Jiménez Cruz dice que han visto “muchas imágenes” de gente herida que no eran del 1-O. Pero no especifica cuantas. En las redes de Maldito Bulo entre el 1 y el 4 de octubre solo hemos encontrado 6.

Se puede discutir si 6 fotos son “a lot of fake pictures” de gente herida. Y aquí una primera reflexión: en ningún momento se mencionan las imágenes que sí son de verdad. Eso ofrece una versión totalmente incompleta e irreal de los hechos.

El día 19 de octubre Jiménez Cruz explica el caso de las fotos fake a The Washington Post. ¡Aquí la cosa es mucho peor: se afirma que “la mayoría” de las imágenes de violencia policial son falsas!

Aquel 19 de octubre la diplomacia española y los grandes medios de comunicación siguen intentando combatir el enorme desprestigio internacional de las cargas policiales del 1-O. Y la publicación en The Washington Post les da aire. Mirad:

Ahora volvamos a Maldito Bulo y Clara Jiménez Cruz. Esta semana, cuando encontramos la pieza del Washington Post, nos pusimos en contacto con Jiménez Cruz para preguntar: “¿Qué datos tenéis para hacer una afirmación como esta?”

Jiménez Cruz nos contestó que la entrevista se había hecho por mail. Y explicó esto:

¿Cómo?¿La entrevistadora del The Washington Post se inventa un adverbio? Ante esta situación enviamos un correo a la entrevistadora, Amanda Erikson, para preguntarle por la cuestión. Mientras esperábamos respuesta nos preguntamos dos cosas:

PRIMERA: Maldito Bulo dice que lucha contra las manipulaciones, las mentiras y los datos incorrectos. Teniendo en cuenta que el Ministro de Exteriores esos días estaba negando la violencia policial ante la prensa internacional:

SEGUNDA: Jiménez Cruz dice que es la entrevistadora del Washington Post quien añade una cosa que no dijo (“la mayoría son falsas”). Teniendo en cuenta que Maldito Bulo se dedica a seguir y perseguir falacias, errores y medias verdades:

Alguien podría pensar que qué más da, que no vendrá de una palabra más o menos. Pero la violencia policial del 1-O ha causado suficiente sufrimiento a suficiente gente como para exigir el máximo rigor.

Y ATENCIÓN: Cuando estábamos a punto de publicar este escrito, esta misma mañana nos llega un correo electrónico de Amanda Erikson, del The Washington Post:

The Washington Post, tres años más tarde, ha tenido que rectificar. Aquí se puede ver cómo era la noticia antes, cómo es ahora y la nota que da cuenta del error que habían cometido:

Alguien podría pensar que “solo es una palabra”. Pero esta sola palabra lo que decía es que todo el mal que hicieron el 1-O, mayoritariamente es mentira. Es una palabra importante. Sobre todo cuando está publicada en The Washington Post.

Alguien podría pensar que “tan solo es una palabra”. Pero por una palabra, por unos tuits, por un cartel o por una letra de canción, en España se encarcela y se persigue a gente. Por lo tanto, cada palabra vale y tiene que ser luchada.

Acabada esta pequeña batalla, nos ponemos con la siguiente: seguimos trabajando en el vídeo sobre cómo El País y su director adjunto en 2017, David Alandete, montaron una trama de mentiras entre el 23 de septiembre de 2017 y junio de 2018.

NOTA: OCTUVRE no recibe subvenciones ni acepta publicidad. Nuestro trabajo es posible gracias a nuestros donantes y subscriptores. Si quieres conocer nuestro proyecto, encontrarás los detalles aquí:

NOTA 2: Empezamos a estirar del hilo a raíz de este artículo publicado en El Salto por @nolescreas que nos recomendó Àngel Ferrero. Gracias compañeros.

————

PD2: Si queréis recibir en vuestro Whatsapp los enlaces de los vídeos de octuvre, enviadnos un mensaje.